31.5.12

Tarta Alien Baby - Chestburster cake


chestburster cake

Saludos, ¡desde Mexico, otra vez!

Aquí está mi penúltima creación:
¡Es un bebé alien! ¡Un chestburstercito! Ha salido a su madre. ¡Qué mono! Ha nacido sin pelo pero ya tiene dientecitos. Pesó unos 250g y midió unos 20 cm. Tanto la madre como la criatura están bien. Fueron dados de alta inmediatamente y se recuperan según lo previsto.

tarta creada por Cake O'Clock
¡Ja, ja! Ya en serio. Hace tiempo, navegando por internet, encontré esta tarta hecha por Cake O'Clock y decidí que yo también haría una. He estado esperando que surgiera una ocasión adecuada. Por fin llegó. 

Esta tarta está graciosa y cualquiera que la vea sabrá reconocer perfectamente lo que representa. Sin embargo, el auténtico bicho no es así. Recordemos la escena:
La tripulación del Nostromo está cenando felizmente antes de entrar en hipersueño. Bromas, risas y de pronto, Kane, interpretado por John Hurt, empieza a encontrarse mal. ¿Será acidez? ¿Se habrá atragantado? Se asfixia. Convulsiona. ¿Qué ocurre? Pues que está a punto de hacer su aparición nuestro amiguito. Veámoslo. (Primero hay que apagar el altavoz del pase de diapositivas que hay al final del post.)

¡Vaya! ¡Me han bloqueado el vídeo de la escena! Subo otro a ver cuánto dura:

¡Me han vuelto a bloquear el vídeo! Aquí va otra vez, y van dos:


Continuemos con la tarta. El bizcocho en sí  y su decoración no tienen mucho misterio. Se trata de un bizcocho de vainilla y naranja relleno de icing también de sabor vainilla. La decoración consiste en fondant blanco pintado de azul con aerógrafo y adornado con círculos de diversos tamaños y tonos de azul. Estos últimos fueron teñidos antes de pegarlos a la tarta. El acabado es una capa fina de colorante efecto perlado, también con aerógrafo.

La parte superior tiene dos capas. Coloqué un disco fino de fondant debajo de la zona por la que saldría el alien. Después hice varios cortes concéntricos y levanté la capa superior del fondant con una espátula para hacer el "efecto explosión".















Me hubiese gustado que los picos hubieran quedado más altos pero estaba limitada por el tamaño de la caja en la que se iba a transportar.

Ahora hablemos del alien. Tenía claro que quería que fuera una representación lo más fiel a la película que fuera posible. Empecé por localizar fotogramas en que se viera a la criatura pero no eran lo suficiéntemente nítidos. Buscando, buscando ... di con un filón.






















Ya tenía fotos desde todos los ángulos. Ahora quedaba decidir cómo iba modelarlo de forma que todo fuera comestible. Me decidí por una técnica con la que ya había experimentado en el pasado pero sin mucho éxito, modelado con Rice Krispie Treats o RKT.

En ocasiones anteriores no había conseguido que los bloques fueran lo suficientemente rígidos como para no deformarse al tallarlos con el cuchillo o simplemente por su propio peso (recordad que la gravedad es nuestra enemiga en esto del modelado con pasta de azúcar). Estaba claro que algo hacía mal, o fallaba la receta, o el proceso o las dos cosas.

Tras mucho investigar por foros y diversas páginas de decoración de tartas llegué a la conclusión de que fallaba todo. En tutoriales publicaré próximamente tanto la receta como el método óptimo para conseguir un bloque de RKT adecuado para este tipo de trabajos.

bloque de RKT que hizo de soporte para la figura, secando
Esto es el bloque de RKT que utilicé como soporte para la figura. Como veréis, utilicé RKT de chocolate. Me gustan más que los normales.

En este caso tuve el bloque secando durante unos 10 días por lo que estaba duro como una piedra. Pensé que tendría que deshacerlo una y otra vez hasta que quedara satisfecha con la pieza por lo que me pareció imprescindible conseguir una consistencia que soportara ese maltrato. Increíblemente, no hizo falta. Salió a la primera.

Los RKT son granos de arroz por lo que al cubrirlos con fondant queda un acabado "granulado", no el acabado liso deseable. Da igual lo gruesa que sea la capa de fondant con la que se cubra, es el efecto "guisante bajo el colchón".  Encontré varias soluciones a este problema y las apliqué todas.

En primer lugar, antes de mezclar los cereales con las nubes (cuando cuelgue el tutorial sabréis de qué hablo) los metí en una bolsa de congelación y los aplasté un poco con las manos. Hay que tener cuidado de no pulverizarlo en exceso ya que, al quedar una masa más compacta, también aumenta su peso. Una ventaja más de usar RKT es que, comparado con el fondant, es ligero como una pluma.


En segundo lugar, utilicé un cuchillo muy afilado para darle la forma básica a la figura sobre la que después modelar el fondant y añadir los detalles. Ahora quedaban bordes afilados, no era una superficie curva aunque sí quedaban muchos menos granitos.


¿Qué hacer? Se me ocurrió ir a por papel de lija pero, claro, la figura ya no sería apta para el consumo. ¡Eureka! ¡El rallador! Pues sí. Esa fue la solución. Quedó un soporte perfecto para cubrir con fondant .

Cubrí el soporte de RKT con fondant enrrollándolo, dejando una costura en el centro de la espalda que después sería cubierta por ese casco que es el cráneo del alien y sus vértebras. Unté el fondant con Crisco para evitar que se secara y hacerlo más fácil de trabajar. Con las estecas fui dando detalle al torso y la espalda como si de un grabado se tratara. Poco a poco fue tomando forma. Añadí los tubitos y modelé sus bracitos (que, junto con los dientes, fue lo más complicado). Modelé la cola y la dejé secando. Monté los bracitos, añadí el cráneo/casco y los dientes, un poco de colorante marrón por aquí y por allá   .... et voilà, un aliencito chestburster listo para ser colocado encima de la tarta. Y ...  100% comestible (salvo por el hecho de que estaba petrificado y posiblemente se dejara uno algún diente al intentar morderlo).

Resumiendo: mucho esfuerzo, tiempo y dedicación que a día de hoy no sé si mereció la pena. Al menos me quedan estas fotos y el saber que podré repetirlo en el futuro.

Aquí dejo algunas fotos más para aquellos que no podáis visualizar el pase de diapositivas por el aparato que estéis utilizando. Estoy intentando hacer el blog compatible con tantos navegadores y aparatos como sea posible. Sé que en el i-pad, por ejemplo, no se ve el contenido flash, tampoco en aparatos nokia, etc.

Como ya os dije, soy nueva en esto de bloggear y voy poco a poco.En este momento lo que me ocupa es evitar que suene a la vez la música de todos los post que se abran simultáneamente. No parece que vaya a ser fácil.

Un saludo y hasta pronto,
Laura


         

21.5.12

Tarta Mate - Tow Mater Cake



Saludos desde Río.

Subí el pase de diapositivas que hay al final del post hace unos días. Estaba demasiado cansada para escribir en aquel momento pero ansiosa de mostraros el primer proyecto de este mes: la tarta Mate de Cars.

Mi sobrino el pequeño acaba de cumplir 2 añitos. Su personaje preferido en este momento es Mate, de la peli Cars de Pixar. Mi hermana me pidió que le hiciera a McQueen, su mejor amigo, puesto que había visto tantas tartas de este personaje que pensó que no sería tan complicado y que sería capaz de reproducirlo fielmente. Mate sería demasiado complicado, según ella, y al niño le gustaría cualquier cosa que fuera capaz de reconocer. Su carencia de fe resulta realmente molesta. Suerte tiene de que yo no sea Sith.

En fin, sabiendo que al crío le encanta Mate, ¿cómo me iba yo a conformar con hacer la segunda opción? ¡Ni hablar! Tenía que ser Mate. Me puse manos a la obra.

Lo primero fue pedirle prestado la figurita a mi hijo que, siendo para la tarta de su primo, no tuvo inconveniente. Me estuve paseando con ella dos semanas. La medí, hice varios dibujos desde todos los ángulos, tomé medidas, cree plantillas, etc. Así empezó el trabajo:


Después de muchas horas de trabajo, el resultado fue el que veis. Estoy muy satisfecha con cómo ha quedado esta tarta, aunque no se trate de una réplica exacta. Después de todo, es una tarta, no una maqueta, y de lo que se trata es de que haya bizcocho que comer. Por esto Mate tarta es mucho más gordito que Mate figurita.








Lo más importante, y con lo que me quedo, es que a Clemen le encantó. ¡A ver qué se le ocurre para el año que viene! Estoy impaciente.

Clemente, tus tíos y tus primos te queremos muchísimo.

¡¡Muchas felicidades!!


Pues eso es todo por hoy. Aquí os dejo el pase de diapositivas que he creado con "photosnack", un juguetito nuevo que google me ayudó a encontrar.

Hasta pronto,

Laura


 

10.5.12

Tarta Spider-man y Tarta de margaritas




Hola de nuevo.

Hace bastante tiempo que no escribo nada. Os sorprenderá saber que, es que, ... ¡no he tenido tiempo!

Para compensar, hoy os muestro dos tartas en lugar de una y además os adelanto que para este mes tengo tres proyectos planeados. Sí, sí, habéis leído bien, ¡¡tres proyectos!! No os adelanto más puesto que sólo uno es un encargo, los otros dos son sorpresas.

La primera tarta, la "tarta Spider-man", la hice para un amigo de mi hijo, que también se llama Diego, y que es fan incondicional de este héroe arácnido. La tarta es sencillita, pero entre el tamaño y los colores, quedó bastante resultona. Me hubiese gustado añadir más detalles pero no hubo tiempo. Había llegado esa mañana de Montevideo a las 7h y la tarta era para las 17h. Para cuando llegué a casa y me hube duchado ya eran casi las 9. Por el tamaño de los bizcochos, tuve que hornearlos en dos tandas, 2h más. Después tuvieron que enfriarse, otras 2 h. Ya eran casi las 13h.

Mis hijos habían pasado la noche en casa de mis padres ya que mi marido entraba de turno a las 6h y no nos solapabamos. Gracias a eso pude aprovechar las cuatro horas de espera para preparar el frosting, forrar la base y pintarla y deshacer la maleta. Pensaréis que en cuatro horas da tiempo de sobra a hacer todas esas cosas pero debéis tener en cuenta que la falta de sueño a veces causa estragos y hace que funcione a cámara lenta. Además, cuando fui a sacar los ingredientes para el frosting (que eran las 12 más o menos) me encontré con que no tenía azúcar glas. ¡Horror! Vístete corriendo y baja al Carrefour en fin de semana a comprarlo. ¡Más estrés!

Bueno, ya eran casi las 14h y había montado los bizcochos que forman la base. Los forré con fondant blanco y lo pinté con mi amigo el aerógrafo. ¡Hay que ver qué bonitas quedan las tartas y qué poco se tarda en pintar con este instrumento que me resulta ya indispensable! Lo malo que tiene la "operación aerógrafo" es la parafernalia que hay que montar cada vez que se va a utilizar y , lo peor, desmontar y limpiar una vez que se ha terminado. Además, hice yo la mezcla de colorante alimentario para usar en el aerógrafo y esto no es lo ideal. Se atasca, salen pegotes de vez en cuando y cuesta mucho conseguir que la cobertura quede homogénea. En esta tarta no queda mal ya que se supone que es el cielo, pero para otros proyectos no se puede decir lo mismo. La segunda tarta, la de margaritas, está pintada con colorante específico para usar con aerógrafo y la diferencia es considerable.


Se acercaba la hora de entregar la tarta. Decidí colocar los edificios antes de empezar con la cara de Spidy. Recorté el fondant y lo coloqué sobre el lateral pero resulta que la pintura no se había secado suficientemente (otro inconveniente de usar mezcla casera). Se puede observar en esta última foto las manchas que dejaron los edificios al deslizarse por el fondant. Lo más fácil hubiese sido volver a levantarlos y pegarlos en alto pero como ya se había humedecido, comenzó a desgarrarse. Se me ocurrió poner un parche donde se había roto (véanse los dos edificios solitarios superpuestos al perfil de la ciudad) y recortar lo que sobraba.

 Para hacer la cara de Spider-man utilicé un bizcocho redondo. Dibujé la cara en papel de hornear y la recorté. La puse encima del bizcocho y con un cuchillo muy afilado le di forma guiándome con la plantilla. Después lo cubrí con frosting y lo forre con fondant rojo. ¡Fenomenal! ¡Todo estupendo! Eran las 15:30h más o menos y sólo quedaba montar la cara de Spider-man sobre la base, poner la tela de araña y los ojos, meter la tarta acabada en la caja y salir pitando hacia el cumple, que empezaba a las 17h. A todo esto, ya había llegado mi marido, que había recogido a los niños:

- ¿A qué hora nos vamos, mamá?-
- ¿Todavía no has terminado? A ver si voy a llegar tarde a la fiesta.-
- Y, ¿ahora qué haces?-
- ¿Puedo probar, sólo un poquito?
- ¿Nos vamos ya?
- ¿Cuánto falta?

Ahora viene el desastre, también conocido como "la idea feliz". Se me ocurrió que quedaría espectacular que la tela de araña estuviera hecha con royal icing. Lo mezclé, lo teñí de negro y preparé la manga pastelera. Claro, el royal icing tarda en endurecerse así que, si pintaba la tela de araña sin haber montado previamente la cara sobre el bizcocho base, al manipularla se espachurraría y quedaría hecho un asco. Bien pensado. Monté la cara sobre el cielo. Cogí la manga pastelera (que una vez más demostró no ser mi amiga) y empecé. A todo esto, hay que tener en cuenta que yo aún no había dormido. Podéis imaginar el pulso que tenía. También me percaté yo de este detalle pero me dio igual y ... el desastre. ¿¡Cómo se me ocurre coger la manga pastelera con ese pulso!?

Llamé corriendo a la madre del cumpleañero para preguntar a qué hora se servía la tarta. -A las 18:30h más o menos.- me contestó un poco preocupada. La informé de las dificultades técnicas que estaba sufriendo y le aseguré que la tarta llegaría a tiempo.

Mi marido se fue a llevar a mi hijo al cumple y mientras yo levanté la cara, la forré con una segunda capa de fondant rojo (afortunadamente tenía de sobra) y esta vez pinté la tela de araña con un rotulador de colorante negro. Como la zona que había estado en contacto con la cara se había estropeado se me ocurrió  utilizar el fondant negro que había sobrado de los edificios para cubrirla a modo de sombra.

A las 17:45h salíamos mi marido, mi hija y yo con la tarta terminada por fin hacia el cumple. ¡Fin del estrés!

¡MISIÓN CUMPLIDA!

La segunda tarta, la "tarta de margaritas", fue un trabajo mucho más relajado. Esta tarta se la hice a mi madre por su cumple. Es el día 15 de mayo pero lo adelantamos porque se va de viaje. No conseguía decidir qué hacer y finalmente opté por este tema floral y primaveral. Además, se llama Margarita.




Esta tarta presenta varias novedades. En primer lugar, es de vainilla, o sea, receta nueva. En segundo lugar, aunque no es la primera tarta inclinada que hago, sí es la primera que no está cubierta por partes. Los dos pisos están cubiertos por una única pieza de fondant blanco. Quedó menos angulosa que las anteriores y, en mi opinión, tiene un aspecto más delicado.

La pinté con aerógrafo pero utilizando un colorante específico para este fin. Primeramente di una capa de azul y encima una de acabado perlado. Las flores también tienen una capa de este acabado. Me parece que el acabado es mucho más elegante y profesional que con la mezcla casera.

Las perlas de caramelo están fijadas con royal icing blanco. Esto fue un auténtico trabajo de chinos y aún aparece de vez en cuando alguna perlita por la casa.




Pues esto es todo por hoy. Espero poder escribir pronto.
Un saludo,
Laura