27.6.12

Tarta Porsche Carrera - Porsche Carrera cake




¡Hola, desde casa hoy! Disfrutando de unos días de descanso, de familia y ,no tanto,de decoración de tartas.

Acabo de entregar ésta, mi última tarta, hace un ratito. Pensaba esperar hasta la próxima línea para escribir este post pero he decidido que cuanto antes, mejor. Y es que he acabado de la tartita hasta el último pelo. ¿Por qué? Ha resultado ser la más difícil hasta el momento y encima pensando de antemano que no tenía misterio y que la tendría liquidada en cuatro o cinco horas. Hubo instantes en que pensé que no la terminaría ( o que acabaría tirándola por la ventana). En fin, he vivido momentos de gran frustración y estrés.

Que, ¿cuál ha sido el problema? ¿El tiempo de preparación y planificación quizá, como fue el caso de la tarta Super Mario? Pues no, se encargó con un mes y, aunque no tengo ni idea de coches ( y menos de deportivos), he tenido tiempo de sobra para preparar el tema a fondo. He visto imágenes del coche en todas las situaciones y desde todos los ángulos habidos y por haber, me he descargado planos, hasta me he leído la historia de Porsche y os aseguro que diferencio un Porsche Carrera 911 del 2007 de uno del 2011, de un turbo, de un etc. Esto sería impensable hace 30 días. Por cierto, también sé que K.I.T.T., el Coche Fantástico, era un Pontiac Firebird Trans Am y no un Porsche. Fue la primera música que me vino a la mente aunque más que fantástica esta tarta haya resultado ser un poco infernal de crear.



¿Habrá sido el tiempo de elaboración como viene siendo habitual? Pues en este caso, tampoco. Modelé los neumáticos (que me llevaron una vida) con una semana de antelación para que se secaran y llevo tres días en casa. No he tenido tanto tiempo para elaborar una tarta desde la de Pesadilla, que estaba de vacaciones.

Pues, ¿qué queda? Lo inevitable. Yo misma. Sigo pensando que todo es muy fácil y que se pueden hacer reproducciones en bizcocho perfectas y a escala de cualquier cosa imaginable. Resulta que no, que una tarta es una tarta y que un coche es un coche. Hay que simplificar. Pueden quedar trabajos estupendos sin complicarse tantísimo.

Ejemplo de complicación innecesaria (y además x 4) :

¿Es realmente imprescindible que las llantas del coche sean idénticas (que ni siquiera lo son después de ni se sabe cuántas horas liada) para que la tarta quede bien? ¿Hubiese quedado tan mal con unas llantas más sencillas?

En este momento de hartura tartil os diré ¡que no, que no y mil veces no! ¡Ojalá que esta revelación produjera un cambio, o por lo menos la intención de cambio en mi forma de hacer las cosas! Tristemente, esto lo digo ahora. Si mañana me piden que haga digamos, una tarta con un ciempies, ¿cuántos pies creéis que le pondré al de la tarta? 



Con esto que acabo de exponer no quiero decir que cuanto más simple, mejor. Creo firmemente que la excelencia está en los detalles. Lo que sí es necesario es priorizar. Tiendo a experimentar "visión en tunel", centrándome en lo que, casi con certeza,  no sea lo más importante (véase Kitty sin bigotes pero con perlitas de caramelo en su implante Borg).

Pensaréis : ¡pero qué pesada que se está poniendo! Pues sí. Y es que casi me explota la cabeza. Me dejo a Kitty sin bigotes hace unas semanas y hoy, después del parto que ha sido la elaboración de esta tarta, ¡me he dejado los tubos de escape sin poner! Vamos, ¡el colmo!

Os hablaré un poco de la decoración de la tarta, en este caso, de la base. Mezclé fondant azúl cielo con negro para hacer el caminito, le di textura de empedrado y después di una capa fina de blanco con el aerógrafo. Para hacer la tierra extendí fondant blanco y le di textura también, esta vez con las manos (presionando, pellizcando, rasgando, etc). Después salpiqué un poco de cacao en polvo y de café en polvo y froté el fondant hasta que se hubo incorporado. Eché azúcar moreno en montoncitos por toda la base. Con un pincel di unos acentos de marrón oscuro con colorante en gel disuelto con un poco de vodka. Por último, di una capa fina de vodka a toda la base, también con el aerógrafo, para fijar la decoración. Pinchando sobre la imágen de la derecha la veréis más grande.

Suelo dedicar más tiempo a diseñar las bases de lo que os podáis pensar. Puede que en la práctica sean tan sólo un soporte para la tarta pero, en mi opinión, constituyen un elemento decorativo más que sí es fundamental. Además, una base decorada adecuada al proyecto que se esté realizando no sólo realza la tarta sino que hace que se vea un trabajo acabado. ¿Hubiese quedado la tarta igual de llamativa sobre un plato o una bandeja? Pues yo creo rotúndamente que no.


Para que las ventanas queden así, en lugar de pegadas encima, cubrí la parte superior del coche con una capa de fondant blanco. Luego recorté unos trozos de papel de hornear ligeramente más grandes que el hueco que iba abrir y los coloqué dónde irían. Cubrí el coche entero de fondant negro. Con mucho cuidado, fui abriendo cada ventana y retirando el papel de hornear. Por último, suavicé los bordes y los fijé con una esteca.


No sé qué más contar así que me despido por ahora.
Un saludo,
Laura


23.6.12

Tarta Super Mario Bros - Super Mario Bros exploding cake



Hola de nuevo.

Hoy os escribo desde Santo Domingo.Hace tiempo que no publico nada, pero es que he estado malita. Ya estoy recuperada  y os traigo esta tarta.

No es lo que se encargó. Una compi de mi marido pidió una tarta de Super Mario Bros sencillita, para unos diez niños, que tuviera a Mario y una seta. Esto fue el lunes y era para este viernes. Contando con tan poco tiempo, el diseño original era bastante básico. Pensé hacer la tarta con forma de seta y la figura de Mario sentada delante. No es mala idea y quizá tenga oportunidad de hacerla en un futuro. Encontré un tutorial donde la parte superior de la seta se hacía con chocolate tintado de rojo y la parte inferior era bizcocho. Me parece una técnica interesante y espero poder probarla.

Empecé con Mario ya que pensé que me llevaría mucho tiempo y además tardaría en secar. Mario no podía faltar ya que se solicitó específicamente. Quedé gratamente sorprendida al conseguir modelar la figura a la primera. ¡Lo que más tiempo me llevó fue la gorra! La tuve que repetir varias veces. Finalmente lo conseguí partiendo de un círculo grueso de fondant y ahuecándolo. ¿Quién lo iba a decir? La nariz quedó un poco grande. Le probé varias y ésta fue la que más me convenció en aquel momento. En esta foto no es tan evidente que sea demasiado voluminosa pero si os fijáis en las fotos en que se ve de frente observaréis que los ojos de Mario quedan ocultos tras su inmensa narizota.

En principio parece tener fácil solución, cambiar una nariz por otra, y lo hubiera sido si no la hubiera fijado con tanto esmero. Además de llevar el adhesivo habitual (CMC), lleva medio palillo también. No suelo usar palillos ya que no son comestibles, pero con tan poco tiempo hice una excepción. No quise arriesgarme a que se le cayera en plena celebración. Las manos también llevan medio palillo cada una por el mismo motivo.

Haré un pequeño apunte acerca del pegamento comestible. Si habéis hecho vuestros pinitos con fondant conoceréis el CMC. Este polvito se incorpora al fondant para que se endurezca más rápidamente y es muy útil en el modelado de figuras. Lo que quizá no sepáis es cómo convertirlo en pegamento. 24h antes de que se vaya a utilizar se llenan unas 5/6 partes de un frasquito que quede perfectamente cerrado con agua hervida que se ha dejado enfriar. Se añade 1/6 parte de CMC y se agita bien. A los pocos minutos se observan unos grumos que se empiezan a formar. Se agita un poco más y se mete en la nevera. A las 24 horas, los grumos han desaparecido y lo que tenemos es adhesivo comestible. Se conserva en perfectas condiciones hasta la fecha de caducidad del CMC siempre que se guarde en la nevera. Por cierto, no hay que olvidar escribir en el frasco la fecha de caducidad que, aunque suele durar meses y meses, el tiempo pasa sin que nos demos cuenta y lo que ayer caducaba dentro de un año, mañana resulta que caducó hace un mes.


Vuelta a la tarta. Ya tenía a Mario y además contaba con tiempo adicional ( el que me había sobrado de modelar a Mario). Investigué un poco el juego (la última vez que había jugado a algún juego de Mario estaba en 8 bits) y descubrí los goombas y los paragoombas. Me parecieron monísimos e hice uno. Ya me lié con las setas y las carnívoras y opté por cambiar el diseño de la tarta.

LLevaba tiempo queriendo hacer una tarta que tuviera estrellas o mariposas colgando. Se me ocurrió poner a Mario saliendo de la tarta y las estrellas simulando una explosión. Os diré que hay que dejar secar las estrellitas con los alambres ya clavados. Si no, las figuritas se rompen o se deslizan por el alambre.

El bizcocho es de chocolate con relleno de buttercream icing de vainilla (para variar). Está dividido en tres. El proceso es el de siempre aunque en esta ocasión me llevé una sorpresa. Se formaron varias bolsas de aire una vez forrada la tarta. No sé por qué sucedió esto. Con un alfiler fui pinchando las bolsitas más grandes de una en una e intentando alisar el fondant de nuevo. Hice lo que pude pero hay zonas donde se notan las irregularidades. Véase la foto de encima.

Salvo por esto último que he comentado, quedé bastante contenta con el resultado, especialmente si se tiene en cuenta que no he jugado nunca a los modernos juegos de Mario. En casa somos de Sony, y lo que tenemos es la Play. Si hubiera que hacer una tarta de Spyro, no habría problema. Se me ocurren mil diseños ya que sí estoy bastante familiarizada con la saga del dragoncito. Ësta es la primera tarta que hago con tan poco tiempo para prepararla y sin conocer el tema a fondo (hechos que me hacen sentir bastante insegura al afrontar un proyecto nuevo). ¡A ver si me echo unas partiditas antes de la próxima!

Parece que tuvo bastante éxito y que tanto el cumpleañero como sus invitados quedaron encantados. Estoy segura de que ellos sí son expertos en el tema y saber que cuento con su aprobación es lo que realmente me llena de satisfacción.

Aquí os dejo unas imágenes más de la tarta. Con más tiempo hubiese añadido más detalles, como los dientecitos de las carnívoras.


Como viene siendo habitual, os dejo un pase de diapositivas con más imágenes de la tarta desde distintos ángulos. Ya sabéis que la música viene formando parte indispensable de cada post, pero tenéis la posibilidad de silenciarla haciendo click sobre el altavoz. No puedo evitarlo. Sin la musiquita no me parecería un trabajo acabado.

Os anticipo que en estos días publicaré un post con Kittys varias. Aunque parezca increible, Hello Kitty de Borg ha tenido un éxito que supera toda expectativa (y eso que faltaban los bigotes y los implantes). Cierto es que Kitty a secas es un tema bastante solicitado y las normales ya me salen como churros, aunque las dos que se encargaron supusieron un reto. Eso me pasa por dar ideas.

Además, Javi, ya he comenzado con el diseño de mi primera tarta de "El Señor de los Anillos". Creo que no la empezaré hasta pasado el verano pero ya está en marcha. De ésta no hablo más porque quizá sea demasiado ambiciosa y haya que simplificarla un poco. Ya veremos. Ojalá no sea así y sea capaz de realizar el proyecto ideado. Si lo consigo, creo que será la más espectacular hasta el momento. En fin, demasiadas ideas y demasiado poco tiempo.

Os dejo que me recogen en cuatro horitas y tengo el tiempo justo para echar una siesta.

Un saludo caribeño,
Laura


3.6.12

Tutorial Rice Krispie Treats (RKT) para modelar figuras

¡Buenas!

Aquí está el primer post de lo que espero que, en un futuro, sea una larga lista de tutoriales. En primer lugar, quiero aclarar que yo aquí no invento nada. Hay mil tutoriales y consejos disponibles en internet, además de videos y recetas publicados por profesionales. Lo que os cuento es un resumen de lo que he ido recopilando de otras fuentes y mis propias conclusiones tras un largo proceso de prueba y error.

¿Para qué sirven los Rice Krispie treats (de ahora en adelante RKTs)?

Tienen muchas utilidades. Pueden ser la base de una figura, como en esta tarta de alien, o como soporte de la tarta y para dar altura, como en la de Mate (que aunque no se ven, ahí están). También pueden ser elementos decorativos de la tarta, como en el caso de las torres de algunas tartas castillo o cuando es necesario desafiar la ley de la gravedad (la cabeza erguida de un dragón, por ejemplo). 

¿Qué ventajas tiene usar RKTs?

Son mucho más ligeros que el fondant, con lo cual no se espachurra el bizcocho al ponerlas encima  en el caso de figuras muy grandes. Además, siendo 100% comestibles, se les puede dar la forma que se quiera sin que se deformen.

Ingredientes:
  • Rice Krispies 200g
  • nubes 160g
  • margarina o mantequilla o spray antiadherente o crisco o cualquier otro sustituto
  • un recipiente donde dejar que reposen
  • papel de hornear





Cómo se hacen:

  • Se derriten las nubes en un bol en el microondas. Los suelo calentar a 360 W de 30s en 30s de 3 a 4 min. Cuanto más tiempo estén en el micro, más duros quedarán.


  • Se añade el cereal y se mezcla rápidamente.


  • Se vierten un recipiente que previamente se ha untado con mantequilla o margarina, etc.


  • Se comprimen usando el papel de hornear que también se ha untado con mantequilla, margarina, etc. Es fundamental que quede lo más compacto que sea posible.


  • Se deja reposar.

Observaciones:
  • Se puede utilizar cualquier marca de cereal de arroz inflado, no es preciso que sean Rice Krispies. Yo suelo utilizar los de chocolate de Hacendado pero sirve cualquiera.
  • Es conveniente dar la forma básica de lo que se va a modelar a los 30 - 40 minutos de haberlos preparado, antes de que se haya endurecido demasiado y cuando ya no está tan pegajoso.

Así dejé secando el bloque de RKT que utilicé para modelar la figura del alien  que aparece al principio del post.
  • Cuanto más tiempo se deja secar, más duro queda. Yo los suelo meter en el horno donde están protegidos y no molestan.
  • Como se observa en la última imagen, la superficie no es lisa. Ese es el principal incoveniente de los RKTs. Para conseguir un acabado más liso y compacto, se meten los cereales en una bolsa de congelar y se aplastan. Si no se tiene la intención de consumir la figura que se va a modelar, dejándolo secar de una semana a diez días queda duro como una piedra, hasta el punto de poder lijarlo con un rallador.  
  • La receta tradicional lleva mantequilla. Es necesario añadirla si se tiene intención de consumir la figura y no de conservarla. Cuanto mayor sea la cantidad de mantequilla y cereal que se emplee, más blando quedará y más apetecible, si se piensa comer.
  • No es necesario cubrirlos de frosting para que se adhiera el fondant. Es suficiente rociarlos con un poco de agua y queda perfectamente pegado.
Aunque se pueden comprar preparados en tiendas especializadas, son tan fáciles de hacer que creo que no merece la pena. Constituyen una herramienta más que nos permite crear casi cualquier tarta que podamos imaginar. 

Espero que os sea útil.
Un saludo,
Laura

1.6.12

Tarta Pirámide de Chichén Itzá - Temple pyramid of Kukulcán cake



¡Una cuarta  tarta en un mismo mes! ¡Y con post! ¿A que no os lo creéis? Pues sí, aquí estoy de nuevo para presentaros esta pirámide que completa el maratón de tartas que ha sido este mes.

En este caso ha sido para una de mis mejores amigas y su familia. Celebraban el cumpleaños Ruth, su madre y su abuela. Hace 25 años que nos conocemos y ahí sigue. Espero que dentro de otros 25 pueda sentarme aquí otra vez y comentar la tarta que le regale.

En un principio, creyendo que la tarta iba a ser sólo para ella, pensé en aprovechar la ocasión para repetir la estrella de la muerte. Cuando supe que era para las tres, tuve que buscar un tema nuevo. ¿Por qué una pirámide? Pues es que son mejicanos, y es lo segundo que se me ocurre cuando pienso en ese país. Lo primero es el calendario Maya, que os adelanto que está en mi lista de proyectos pendientes, y que será el tema de la tarta que titularé "tarta fin del mundo". Espero que la merendemos tranquilamente el 22 de diciembre y no que haya que engullirla a toda prisa el 21. (Ja, ja)

Os hablo un poco de la tarta. Era gigante y pesaba una barbaridad. Consta de tres bizcochos de unos 6 cm de altura cada uno. Dos estaban rellenos de frosting de vainilla (el superior y el inferior) y el tercero de ganaché de chocolate.











Vi mil imágenes de la auténtica pirámide y mi intención era haberla hecho con el mayor detalle posible. Par variar no disponía del tiempo que era preciso y tuve que simplificar.

Quería haber hecho una réplica exacta de la pirámide en cuestión. Eso no lo logré. Pensé que la construcción de la tarta no sería  tan difícil y que tendría tiempo de sobra para recrearme en la decoración. Me llevó más de la cuenta intentar conseguir que los peldaños fueran más o menos de la misma altura. si repito esta tarta, probablemente haga 9 bizcochos independientes, que serán más fáciles de nivelar.

En cuanto a la decoración, el elemento más desproporcionado es la escalinata, que debería ser el doble de ancha de lo que es. De haberla modelado con anterioridad seguramente habría quedado mejor. El problema es que en ese caso, con total certeza, no habría encajado.

Aún peor, faltan las alfardas de las escalinatas, que constituyen un elemento fundamental de la construcción original. Durante los equinoccios de marzo y septiembre, como efecto de luz y sombra, el dios Kukulcán (la serpiente emplumada) desciende por la alfarda de la escalinata principal de la pirámide. ¿Qué le vamos a hacer? Era una tarta y no una construcción megalítica del siglo VI.

Puede que la fiesta no fuera de las dimensiones de Chickaban, pero tampoco tuvo nada que envidiarle. Pasamos un día estupendo. Fue una auténtica fiesta mejicana con tacos, tequila y piñatas caseras. Gracias por compartir ese día con nosotros. Fue un placer asistir.

Un abrazo a todos y en especial a ti, Ruth, y a tu familia.
Hasta pronto,
Laura

La mesa de postres. Los cupcakes los hizo Ruth y estaban deliciosos.